Catástrofe en el Reino

Dios quiere que veamos que el espíritu está dispuesto, pero la carne es débil—solo en Él tenemos esperanza.

La Muralla del Reino

Dios quiere que entendamos que ser parte del reino de Dios es causa de suprema alegría.

La Ciudad del Rey

Dios quiere que expandamos el reino de la luz en medio del reino obscuro y que vivamos de una manera digna de nuestra ciudadanía.

Restaura

Dios quiere que apreciemos la futura restauración de la Ciudad de Dios.

CIUDADANOS CELESTIALES, EN REINOS TERRENALES

En una de las oraciones más comprehensivas del Señor Jesús, Él dijo, “no te ruego que los saques del mundo, sino que los guardes del maligno” Juan 17:15. Es claro, entonces, que la permanencia del Cristiano en el mundo no es accidental sino con un claro propósito. Jesús mismo da tal propósito en el versículo 18 cuando declara, “como tú me enviaste al mundo, yo también los he enviado al mundo.”

Un nuevo mandamiento

Dios quiere que entendamo que los verdaderos ciudadanos del Reino tienen un amor genuino por su Rey y por los hermanos de la fe.

El Rey y sus ciudadanos

Dios quiere que veamos que nuestro Rey es perfecto y cumple sus promesas, mientras que nosotros somos débiles y no podemos cumplir lo que prometemos.

Un nuevo pacto

Dios quiere que veamos que el plan de rescate fue llevado a cabo por el Rey-el cielo ha llegado a la tierra.

El Rey ha Llegado

Dios quiere que agradezcas que el Rey finalmente llegó a la tierra para instalar su reino en la tierra.

El Regreso del Rey

Dios quiere que celebremos que el Rey regresará a juzgar a sus enemigos y a reinar con sus elegidos tal y como lo prometió.