Mi Dios libera

Dios quiere que veamos que nadie más se merece adoración porque Él siempre libera a los suyos. Daniel 3:1-18