Esperando al Rey

Dios quiere que recordemos que somos hijos de Dios, y que por lo tanto nuestra manera de vivir debe reflejar a nuestro Redentor mientras esperamos su regreso.