Su Palabra

desead, como niños recién nacidos, la leche espiritual no adulterada, para que por ella crezcáis para salvación