El reino inaugurado

Dios quiere que nuestra vida sea totalmente consumida por el Espíritu Santo

Marcos 2: 18-22