Sin Contaminarse

Dios quiere que veamos que para mantenernos puros, tenemos que ser obedientes. Daniel 1:8-21