Dos planes, un Rey

Dios quiere que veamos que Él siempre protege a los ciudadanos de su reino.

El Control del Rey

Dios quiere que entendamos que todas las cosas contribuyen a su plan perfecto.

El Edicto del Rey

Dios quiere que veamos que su voluntad es inamovible y eterna—nada sale de su control.