El Edicto del Rey

Dios quiere que veamos que su voluntad es inamovible y eterna—nada sale de su control.