¿Riquezas?

Dios quiere que nuestra confianza esté en Jesús y no en las riquezas, pues sólo Dios da verdadera felicidad.