Tag: Problemas

Dios usa tus dificultades para ayudarte

Vivimos en un mundo perverso y enfermo, en el cual, a donde quiera que vayamos encontraremos diversas dificultades por causa del pecado. Familias se separan, personas enferman, niños mueren y la maldad cada día crece. Sin embargo, Dios promete a sus hijos que cada situación adversa que pase en su vida ayudará para su bien.

Algunos creyentes pueden tener la idea errada que arrepentirse de sus pecados y creer en Jesucristo como su Señor y Salvador, es sinónimo de una vida libre de problemas y tristeza, no obstante, de acuerdo con las Escrituras esto no es así, ya que hemos sido llamados a que no sólo creamos en Cristo, sino también que padezcamos por Él (Fil 1:29).

Esto no quiere decir que un cristiano tiene que ser infeliz o masoquista para agradar a Dios, más bien hace referencia a que los hijos de Dios pueden hallar paz y felicidad en medio de las dificultades (Jn 16:33), sabiendo que cada cosa que Dios permite en nuestras vidas es para ayudarnos, gracias al perfecto sacrificio de Cristo.

¡Yo no veo que las dificultades me ayuden!

Esta es una afirmación natural que cualquier cristiano podría hacer al atravesar por adversidades en su vida, no obstante, el capítulo 8 de Romanos es enfático en señalar que gracias al amor de Dios, que se mostró en la cruz de Jesús, los verdaderos hijos de Dios, que lo aman, serán moldeados a la imagen de Cristo a través de cada suceso de sus vidas.

“Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados. Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos.” Ro 8:28, 29 (Énfasis mío)

Es por ello que es importante presentar nuestra vida a Cristo en oración y rendición total a su Palabra cada día de nuestra vida (Ro 12:1,2), pues todo el tiempo Él quiere transformarnos. Dios quiere cambiar nuestro corazón, quiere cambiar nuestros pensamientos, quiere cambiar nuestras acciones, quiere cambiar todo nuestro ser débil y pecaminoso, para hacerlo en semejanza de la preciosa y pura imagen de su Hijo Jesús.

Y si mis dificultades son consecuencia de mi pecado

Es verdad que en muchas ocasiones el problema que estamos pasando es consecuencia de haber desobedecido las Escrituras, pues el rey David perdió a su hijo por pecar contra Dios (2 S 12:14). Sin embargo, aun en medio de nuestras consecuencias Dios quiere mostrarnos su amor incondicional y su misericordia (1 Jn 1:9). Él quiere que nos arrepintamos de nuestros pecados y que lo busquemos poniendo toda nuestra esperanza y fe en el sacrificio de Jesús, pues en la cruz pagó el castigo que debíamos recibir por pecar contra Él (1 Jn 4:10).

Si estás atravesando adversidades, no dudes en acercarte a Dios, lee tu Biblia, ora a Dios por fortaleza, rinde todo tu ser y tu voluntad a Él. ¡Dios te ama! y quiere transformar ese horrible problema por el que estás pasando en algo hermoso, ¡Quiere hacerte semejante a Él!

Mas el Dios de toda gracia, que nos llamó a su gloria eterna en Jesucristo, después que hayáis padecido un poco de tiempo, él mismo os perfeccione, afirme, fortalezca y establezca. A él sea la gloria y el imperio por los siglos de los siglos. Amén. 1 P 5:10-11.

Autor: Aldo Pérez